Más que simples conferencias o talleres, queremos ofrecer verdaderas experiencias para provocar, sensibilizar, motivar y comprometernos por contagiar la alegría del Evangelio.

Queremos que nuestros expositores sean recibidos y percibidos como verdaderos promotores e inspiradores de estas experiencias por su:

  • Compromiso cristiano
  • Comunicación creativa, cercana, encarnada
  • Evidente deseo de compartir la Alegría del Evangelio
  • Amplia experiencia en procesos grupales
  • Claridad de alcances y límites
  • Talento y carisma personal